Papá, cuidá mi privacidad, no compartas mis fotos

Papá, cuidá mi privacidad, no compartas mis fotosAntes de comenzar a leer algunas recomendaciones, lo primero que debemos hacer es dimensionar el impacto de las redes sociales en la vida cotidiana, en la manera en que nos permite estar en contacto en forma contaste, subir fotografías, mencionar donde estamos, a dónde trabajamos o estudiamos. Compartir con conocidos o desconocidos nuestro punto de vista sobre cualquier tema,  hacer nuevos amigos, conseguir trabajo, ofrecer productos y una decena de acciones que no nos percatamos a diario.


Imaginemos a las redes sociales como una gran comunidad en la que vivís, donde vas observando nuevos vecinos del barrio que va aumentando mientras pasan los días. Imaginemos que según el potencial de crecimiento de Facebook en Paraguay en la que se crean 20.000 nuevas cuentas por mes, de las cuales, en su mayoría llegan hasta nosotros y cada vez vemos rostros nuevos, personas de quienes nada sabemos, solo apariencias o lo que describen de sí mismos. Imaginemos que miles de estas personas extrañas del barrio entren a nuestra casa, vean nuestras fotografías, conozcan las edades de cada uno de nuestros hijos, copien fotos de ellos, sepan dónde estudian, que los invite a que sean amigos, que escriban en el muro de la casa y que difundan todos los datos que hayan obtenido de nosotros.


El uso de las redes sociales va aumentando, somos parte de este uso y es sumamente positivo relacionarnos con los demás, pero debemos saber cómo hacerlo. No está de más reiterar algunas recomendaciones básicas, en su mayoría enfocadas a la protección de la privacidad de nuestros datos,  la de los amigos y familiares.  


A continuación deseamos compartir algunas recomendaciones que fueron compartidas en el sitio web familias.com


  • Nunca subas fotos de los niños desnudos, es un momento de mucha ternura cuando se van a bañar o si están corriendo felizmente en pañal, pero hay monstruos que se dedican a coleccionar imágenes de infantes con poca ropa para saciar instintos muy bajos. Los efectos de la pornografía son terribles.
  • No publiques diariamente imágenes de tus pequeños, regresamos al inicio del texto, es algo digno de presumir, pero el hacerlo constantemente te puede colocar en un estado vulnerable, -¡Ey! tengo un niño pequeño y sabes que es mi punto débil-, expones tu seguridad y la del menor.
  • Si subes a Internet fotos tomadas en casa, procura que no sean visibles artículos de valor: televisiones, computadoras, el mismo automóvil, la imagen puede ser vista por los contactos de tus contactos (gente que no conoces), y no sabes si alguno de ellos está interesado en lo ajeno.
  • Comparte fotos familiares en lugares públicos, ten cuidado de hacerlo en algún sitio que demuestre exactamente el lugar donde vives, que no sea visible el nombre de la calle o la entrada de la casa.
  • Pon atención en la forma en la que rotulas las fotos, es ahí donde ofreces información valiosa, ejemplo: -Aquí saliendo de la escuela______ siempre a las 2 de la tarde-.
  • Borra las fotos de tus álbumes después de algunos días.
  • No subas fotos de tu bebé o hijos en situaciones comprometidas o con caras –demasiado- chistosas, en la época de los memes de Internet, es muy común que esa imagen que le tomaste cuando se cae se pueda convertir en una broma compartida millones de veces.
Publicación anterior
Siguiente publicación