Condiciones de uso de WhatsApp

WhatsApp, ¿sabés lo que estás aceptando?

¿Qué son las condiciones de uso que vemos en sitios webs o apps?
Las condiciones de uso son un conjunto de reglas y términos que los usuarios deben aceptar antes de usar un sitio web o aplicación. Estas condiciones establecen lo que se permite y lo que no se permite hacer con el sitio o aplicación, y también pueden incluir información sobre la privacidad, el uso de datos y las responsabilidades del usuario.

Entre las condiciones de uso más comunes que se ven en sitios web o aplicaciones están:

  • Uso permitido: Las condiciones de uso establecen qué se permite hacer con el sitio o aplicación, como descargar contenido, compartir información, etc.
  • Uso prohibido: Las condiciones de uso también establecen qué no se permite hacer con el sitio o aplicación, como utilizar el contenido con fines comerciales, violar derechos de autor, entre otros.
  • Responsabilidades del usuario: Las condiciones de uso suelen incluir información sobre las responsabilidades del usuario, como mantener la privacidad de la cuenta, no compartir información personal, no violar leyes, entre otras.
  • Política de privacidad: Estas condiciones establecen cómo el sitio o aplicación recolecta, utiliza y protege la información personal del usuario.
  • Terminación: Las condiciones de uso también establecen cómo y cuándo el sitio o aplicación puede terminar el acceso del usuario al sitio o aplicación.
  • Modificaciones: Establecen la posibilidad de que el sitio o aplicación pueda cambiar las condiciones de uso en cualquier momento y sin previo aviso, y que el usuario debe aceptar estos cambios para continuar utilizando el sitio o aplicación. Esto es para poder adaptarse a cambios legales o técnicos o actualizaciones en la funcionalidad de la aplicación.

Es importante que los usuarios lean cuidadosamente las condiciones de uso antes de aceptarlas, ya que al hacerlo, están aceptando cumplir con las reglas establecidas por el sitio o aplicación. Si un usuario no está de acuerdo con las condiciones de uso, debería evitar utilizar el sitio o aplicación.

Desde Protección Online constantemente compartimos recomendaciones para el buen uso de las tecnologías y herramientas en dispositivos móviles, entre otros. Mencionaremos lo que en verdad aceptás al utilizar la aplicación de mensajería instantánea, WhatsApp. ¿sabés lo que estás aceptando?

En primer lugar, deberías hacerte las siguientes preguntas: ¿Sos consciente de lo que estás aceptando cuando usás WhatsApp? ¿Leíste las condiciones de WhatsApp para saber qué ocurre con tus conversaciones? ¿Y las responsabilidades que asumís, frente a las que WhatsApp rechaza? A continuación explicamos las condiciones de WhatsApp.

La primera vez que usamos WhatsApp nos aparece un texto largo en la pantalla, con algunos tecnicismos en inglés. Sin pensarlo le damos “aceptar” sin antes leer esas líneas.

Condiciones de uso de WhatsApp  

    • WhatsApp sólo puede ser usado por mayores de 16 años. Los menores de esa edad sólo pueden hacerlo si es con una autorización paterna específica, salvo que seamos menores emancipados legalmente.
    • WhatsApp puede cambiar las condiciones cuando quiera, el usuario es responsable de revisarlas periódicamente para ver si hay cambios y decidir si continúa utilizando el servicio o no. No hacerlo implica aceptar cualquier cambio que venga.
    • WhatsApp no garantiza la confidencialidad de conversaciones y contenidos intercambiados en su servicio.
    • WhatsApp no borra conversaciones, sólo las oculta. Todas las actualizaciones de estado que borremos quedan en sus bases de datos aunque nosotros ya no las veamos en nuestro móvil ni en ningún otro. Lo que hayan dejado escrito, escrito queda.
    • A WhatsApp no le enviamos sólo nuestro teléfono, sino nuestra agenda completa. Para poder ofrecernos esa lista de ‘Favoritos’ con la lista de contactos filtrada para mostrar sólo quienes usan WhatsApp, el servicio recopila los datos de toda nuestra agenda.
    • No sólo recibe los números de nuestra agenda, sino la información completa de cada tarjeta de contacto: nombre y apellidos, correo electrónico asociado, y si somos detallistas y rellenamos todos los campos posibles, hasta cumpleaños, foto o dirección física, entre otros.

    • Para que esos números estén ahí, WhatsApp da por sentado que esas personas nos han dado su permiso. Es decir, si al abrir la aplicación por primera vez, WhatsApp toma toda nuestra agenda de contactos, y alguno de esos contactos no quería y decide denunciarnos, por ejemplo, toda la responsabilidad será nuestra por tener ahí su información.
    • WhatsApp deja claro que el uso comercial está prohibido, quedando limitado al uso estrictamente personal. Esto puede considerarse saltado por todas las organizaciones que se comunican por WhatsApp, pero más aún por todos los que realizan operaciones comerciales directamente a través de WhatsApp.
    • ¿Sos de los que envía fotos subidas de tono o directamente vídeos porno a grupos de amigos? WhatsApp no te lo prohibe, pero sí que debes indicarlo directamente de forma previa a ese contenido. Recordá que en los emoticones de Emoji tiene rombos para poner de dos en dos, aspas en forma de X, o incluso el icono de +18.
    • Quedará fuera de responsabilidad de WhatsApp con respecto al contenido que enviemos mediante él. Es decir, si enviamos un enlace a una web con contenidos ilegales, se considera que están fuera del alcance de WhatsApp.
    • Queda prohibido utilizar parte de WhatsApp para crear servicios clónicos o que emulen la aplicación. Incluidas todas esas aplicaciones acerca de ocultar la hora de la conexión, cambiar el fondo de pantalla, espiar conversaciones, etc.
    • WhatsApp obliga a informarle si nos roban o perdemos nuestro teléfono. Por si el ladrón o persona que lo encuentra hace un uso indebido de WhatsApp. En ese caso, la responsabilidad será nuestra. WhatsApp no se hace responsable de nada en ningún caso.
    • Queda prohibido el uso de bots que envíen mensajes masivos. Para saber si ha sido así, WhatsApp se basa en el tiempo que un ser humano puede tardar de forma razonable en enviar cierta cantidad de mensajes. Orientado sobre todo a spammers que se aprovechen del método de WhatsApp en el que nos basta con conocer un número de móvil, sea de quien sea, lo conozcamos o no, para tener un nuevo contacto.
    • WhatsApp no está en contra de los sniffers o analizadores de paquetes, de hecho avisan que no están prohibidas herramientas como Ethereal, tcpdump o HTTPWatch. Estas herramientas sirven para robar información que comparta un dispositivo conectado a nuestra misma red, como una red Wi-Fi doméstica o una pública. No obstante, sí están en contra de cualquier sospecha de ingeniería inversa con su aplicación. Para hacer tests de cualquier tipo hay que hacerlo previa autorización.
    • No podemos enviar contenido del cual no seamos propietarios o tengamos el permiso de su autor. Esto incluye a las violaciones de propiedad intelectual. WhatsApp se lava las manos, los responsables seremos nosotros.
    • Si violamos las condiciones en repetidas ocasiones, WhatsApp puede eliminarnos del servicio. Curiosamente, para determinar si hemos incurrido en esto durante las ocasiones suficientes, WhatsApp se acogerá al criterio de sus authorized WhatsApp employees, agents, subagents, superagents or superheros. Tal cual figura en sus condiciones. Lo cual le quita algo de seriedad a un texto en el que no paran de repetir que todo lo malo que ocurra será culpa tuya.
    • Cualquier incidente que nos ocurra con WhatsApp tiene un plazo de un año para denunciarse. Pasado ese año, se considerará que el incidente ha prescrito y no tendremos nada que hacer con WhatsApp.
  • AND AGAIN, USE THIS JUST FOR FUN: Traducido al castellano y al idioma no-verbal en el que nos entendemos todos, deja toda tu información personal en nuestras manos, pero no uses WhatsApp para hacer dinero, para intentar hacer dinero, o para meternos en un lío.

Visto en Celularis.com