¿Qué tan seguros son los smartphones para los menores?

¿Qué tan seguros son los smartphones para los menores?A través de los martphones o teléfonos inteligentes, los usuarios pueden acceder a Internet, utilizar una gran variedad de aplicaciones, actualizar su estado en Facebook, compartir en Twitter y Foursquare el lugar donde se encuentran, contactar con los demás, etc. ¿Cuál es el impacto de estos teléfonos que son cada vez más avanzados en tecnología?


La capacidad de procesamiento, almacenamiento de datos y recursos que ofrecen los teléfonos móviles permiten estar conectados las 24 horas del día sin necesidad de estar pendiente de la computadora. Las aplicaciones y la utilización de Redes Sociales, sumando a la gran cantidad de información que compartimos minuto a minuto podría representar un peligro para los usuarios que lo utilizan sin restricción alguna.


¿Cuáles son las informaciones que pasan por un Smartphone? Videos, fotografías, contraseñas, datos bancarios, contacto de amigos, contactos personales, información personal, datos privados, músicas, aplicaciones, correo electrónico, herramientas de geolocalización y más.

 

Recientemente habíamos compartido una estadística sobre las Tendencias de malware en dispositivos móviles para el 2012 donde se demostraba la gran vulnerabilidad de los usuarios de dispositivos móviles con Android, además, según el estudio reciente sobre el uso de Smartphone en niños y jóvenes,  se demostró la para los adultos, la oferta de aplicaciones es el principal motivo para comprar un teléfono inteligente y a través de ellas,  buscan contenidos relacionados con el tiempo libre, consultan el correo electrónico o acceden al perfil en redes sociales y al igual que los adultos, chicos y chicas eligen el dispositivo por las aplicaciones que incorpora, aunque se dejan influenciar por las tendencias de moda o por sus amigos. Al utilizar el smartphone, los menores son usuarios más intensivos que sus padres,  en servicios de uso generalizado (llamadas de voz y perdidas o envío de mensajes de texto) y específicamente de servicios –avanzados- (acceso a redes sociales, chat y mensajería instantánea, navegación web, etc.). S resalta además que los terminales actuales disponen de cámaras de alta resolución y posibilidades audiovisuales elevadas, que los chicos utilizan para  tomar imágenes o vídeos y también enviarlos o subirlos a Internet. Esta costumbre  puede constituir una amenaza a la privacidad, en cuanto a que esas imágenes constituyen datos personales de los menores (los identifican) y, una vez enviados, se pierde el control sobre ellos.


El uso de las tecnologías representa una gran ventaja, como así también podemos encontrarnos con varias desventajas. Lo idea es establecer límites en cuanto al uso y a la información que compartimos, no descargar aplicaciones desconocidas, tampoco instalar herramientas que no conozcamos porque podría tratarse de algún malware, saber con quién contactamos a través de Internet y con qué frecuencia accedemos a las Redes Sociales.

Publicación anterior
Siguiente publicación